El Nuevo Normal: Comer Fuera de Casa


 

Durante la pandemia hemos evitado salir como antes lo hacíamos, solamente pequeñas cosas y con todas las medidas de seguridad, pero hay una situación que no habíamos intentado: comer en un restaurante.

Como todo en este año, hay cosas que suceden que no teníamos previstas y necesitamos realizar. En este caso fue un viaje de trabajo durante el cual nos encontramos con la necesidad de comer fuera en algunos restaurantes. Esto nos hizo reflexionar sobre la importancia de tomar ciertas medidas al momento de decidir el lugar para comer más allá del tipo de alimento que se nos antoje y, son medidas que seguramente no se habríamos considerado si no hubiera una pandemia.

Nuestra prioridad: salir lo menos posible

En realidad, fueron pocos los lugares porque preferimos comprar para llevar y evitar exponernos, pero nos llevamos una agradable sorpresa  en uno de ellos. Al entrar observamos señalamientos que apoyan a guardar la distancia necesaria y en el mostrador se encontraba sólamente la persona que asigna los asientos portando mascarilla y careta.

Sobre la limpieza

Cuando nos pasaron, observamos que la mesera justo terminaba de limpiar de forma muy exhaustiva y con desinfectante tanto los asientos como la mesa que estaba en el lado opuesto a la mesa que ya estaba ocupada.

Todos los utensilios para comer venían en empaques cerrados con una leyenda que indicaba que habían sido desinfectados.

El menú era una impresión en una hoja de papel que fue desechada después de haber tomado la orden y además podías leer un código en tu teléfono donde se desplegaba el menú en caso de no querer tocar nada.

El servicio fue rápido y algo que nos llamó la atención fue el hecho de que la cuenta se pagaba directamente en un dispositivo que ya se encontraba en la mesa y te mostraban como usarlo a la media hora de haber servido tu comida.

La mesera nos explicó que se intenta no tener tanta gente y que quienes coman ahí no permanezcan tanto en las instalaciones para poder desinfectar y dejar reposar un tiempo el desinfectante haciéndolo más seguro para todos los comensales.

Fue una agradable experiencia y nos dio la tranquilidad de haber estado seguros y nos dió una guía clara sobre lo que deberíamos tomar en cuenta en otros sitios en caso de que tuviéramos que repetir la experiencia.

Algunas de las recomendaciones son:

  1. En la medida de lo posible, no comas fuera pero si como nosotros por tu trabajo te ves obligado prefiere aquello restaurantes que tengan mesas en el exterior. Esto se complica en temporada de frio ya que no es agradable comer con frio y en el interior probablemente sea un espacio cerrado y con poca ventilación provocando que se facilite la propagación del virus.
  2. Realiza una investigación para saber las horas de mayor afluencia del lugar en el que tendrás que comer, busca ir en un horario de comida que no sea tan solicitado.
  3. Poner y quitar la mascarilla. Si no estás comiendo o bebiendo algo su uso es no solo importante sino prioritario. Recuerda que si tus manos no se encuentran desinfectadas puedes llevar algún virus a la mascarilla.
  4. Hablando de las mascarillas, es bueno considerar tener para cada persona una bolsita que puede ser de las lavables de silicón o hasta una de plástico con cierre hermético para que, al quitarlo no lo dejes en alguna superficie que pudiera estar contaminada.
  5. Uso de gel en todo momento. Muchos de los lugares cuentan con gel a la entrada o en los pasillos, pero pocos en la mesa, así que, tener uno a la mano por si tocamos alguna superficie es siempre buena idea.
  6. Toallitas desinfectantes o desinfectante en aerosol. Si, puede sonar a exageración, pero seamos realistas, estamos en medio de una pandemia que ha detenido al mundo por más de 9 meses y no podemos bajar la guardia. Aún si el restaurante ha desinfectado el lugar donde te vas a sentar y la mesa el uso de toallitas desinfectantes para limpiar las superficies pude darte mayor seguridad y tranquilidad durante el tiempo de comida.

Sobre nuestra diabetes y comer fuera

Comer fuera cuando se vive con diabetes requiere planeación. Elegimos los sitios donde comemos revisando previamente el menú y analizando si habrá opciones adecuadas para nosotros. Algunos menús facilitan nuestra planeación e incluyen información nutrimental sobre los alimentos que consumiremos. Ahora, en tiempos de pandemia no podemos dejar de lado la medición de glucosa en sangre. El estrés que genera en algunos de nosotros salir durante la pandemia puede generar que nuestro cuerpo libere hormonas contrarreguladoras que harán que nuestra glucosa en sangre se eleve.

Aún fuera, después de asegurarte de que la superficie donde lo harás esté limpia, mide tu glucosa.

Por Último

De acuerdo con CDC, no hay ninguna evidencia en la actualidad que indique que el COVID-19 se propague al manipular o consumir alimentos. Sin embargo, es importante recordar que parte de nuestra responsabilidad para detener la propagación del virus debe ser limitar nuestro contacto con personas que no sean parte de nuestro hogar.

La recomendación es sencilla, si puedes, por favor permanece en casa y consume tus alimentos en casa siempre realizando el lavado de manos. Si por trabajo te es imposible y debes salir, cuídate para que así ayudes a cuidar de otros. Si seguimos tomando las precauciones necesarias pronto podremos contar todo esto como algo del pasado.

Lecturas recomendadas:

El Nuevo Normal: de Visita al Dentista

Viajar en Avión en Tiempos de Covid

El Nuevo Normal: La Peluquería

Para más información sobre lo que puedes hacer para protegerte y proteger a los demás, visita coronavirusdiabetes.org y comparte los #BigLittleChanges (#PequeñosGrandesCambios) que estés haciendo.

ESCRITO POR Eugenia Araiza, Nutrióloga, Educadora en Diabetes , PUBLICADO 11/16/20, UPDATED 11/16/20

Eugenia es licenciada en Nutrición, Educadora en Diabetes y Health Coach. Ella fue diagnosticada con diabetes Tipo 1 a los 16 años. Es creadora de Healthy Diabetes. Eugenia disfruta mucho estudiar y ayudar a otros en el manejo de sus diferentes tipos de diabetes asi como actualizar su práctica de nutrición. Disfruta escribir especialmente sobre el impacto de la diabetes en su vida. Vive rodeada de amor en una familia compuesta por Luis Felipe, quien vive con diabetes tipo LADA y su hijo adolescente.